28 octubre 2005

EL ESTREÑIMIENTO

Es una alteración de la actividad del intestino grueso y del recto, que ocasiona una insuficiente evacuación del contenido intestinal. Lo normal es evacuar dos a tres veces al día.

Es una de las dolencias más frecuentes de nuestro siglo, debido a una serie de factores de nuestro modo de entender la salud, la comodidad, la pereza, la nutrición, etc.
Nuestras comidas desordenadas, desequilibradas, cada vez más exentas de productos naturales y la mayoría de las veces desvitalizantes, trastornan nuestro intestino que, aunque lleva mucho tiempo soportando una alimentación inadecuada, termina por cansarse y volverse perezoso y tóxico.

Se puede considerar el estreñimiento, más que una disfunción, como una enfermedad. Las heces, al tener un tránsito lento, van a estar más del tiempo debido retenidas en los intestinos por lo que van a fermentar y a producir abundantes gases, putrefacción y materiales tóxicos.

Estos materiales tóxicos pasarán a la sangre originando muchas enfermedades que serán tratadas equivocadamente con fármacos. Podemos citar algunas de las enfermedades originadas por el estreñimiento:- eczema, artrosis, anemias, índices de colesterol alto, irritabilidad nerviosa, hemorroides, varices, VIENTRES ABULTADOS O INFLAMADOS que algunas personas e incluso terapeutas denominarán obesidad, cansancio crónico sobre todo de rodillas a pies (y peor a partir de las seis de la tarde), gases, palpitaciones desordenadas de corazón, mal aliento, etc, etc…

Se puede ser estreñido por problemas de mala alimentación- alimentos de cereales refinados, papillas para bebés, biberones para bebés, lácteos de vaca y sus derivados, por la falta de tomar verduras y frutas, y por el exceso de consumo de carnes y alcohol, etc.

También se puede ser estreñido por problemas de tipo nervioso, por emociones, por vida sedentaria, por no acudir a evacuar en el momento que lo solicita el organismo.

Una insuficiencia de bilis, una insuficiencia pancreática puede originar putrefacción intestinal, modificación de la flora intestinal y por lo tanto, estreñimiento.
Toda persona portadora de vientre más o menos abultado o falsa gordura de vientre es una persona enferma de los intestinos y por lo tanto portadora de otras enfermedades derivadas de dicha inflamación.


¿QUE HACER?... 

En primer lugar debería de repasar su forma de alimentarse y eliminar de la dieta los alimentos refinados como el café y derivados, azúcar, bollería, pastelería, chocolates, moderar las ingesta de carnes, eliminar de la dieta los lácteos de origen vacuno, moderar la excitabilidad nerviosa, corregir las emociones perturbadas.

Tomar, a diario y en las principales comidas, verduras y ensaladas, fruta entre horas, cereales integrales- ojo a los cereales en forma de copos, suelen contener abundantes productos químicos nocivos para la salud-.

Hacer deporte o gimnasia.

Si está estreñido no tome laxantes químicos o la planta Cassia Angustifolia que deteriora los movimientos peristálticos intestinales.
Recurra a la toma diaria, de varias cucharadas soperas de SALVADO DE TRIGO o de SEMILLAS DE LINO, o también a la corteza de FRÁNGULA de suave efecto laxante. 

También puede tomar por la mañana en ayunas, dos cucharadas soperas de ACEITE DE OLIVA DE PRIMERA PRESIÓN CON EL ZUMO DE UN LIMÓN, 

También puede tomar por las mañanas dos KIWIS o bien varias CIRUELAS PASAS NEGRAS COCIDAS y varias veces al día. Consuma comprimidos de LACTOBACILUS que encontrará en dietéticas o en farmacias. 

También se puede ayudar con la toma diaria del inofensivo CARBONATO DE MAGNESIO.


Sus heces deberán de ser cilíndricas, brillantes, que no manchen la taza de WC., y sin olor. Cuando así sea podrá decir que hace bien las digestiones y no será portador de enfermedades originadas por el estreñimiento.

13 octubre 2005

LAS DIETAS ¿SON BUENAS'

LAS DIETAS ¿SON BUENAS? 

Muchas personas que leen mis artículos me preguntan por las diferentes dietas que les han recomendado, y otras personas me dicen que están tomando tal o cual dieta.

Y hay quienes están muy preocupadas por el efecto rebote; que cuando dejas de tomar la dieta recomendada, vuelves a los kilos iniciales, mas algunos más; o incluso, a veces, el doble.

Siempre les respondo que lo que se tiene que hacer es aprender a comer bien y para siempre. El hombre en su eterna búsqueda del placer encuentra su perdición.

Es muy frecuente, quizás demasiado, ver a padres y abuelos inducir a los niños, ya desde la cuna, a la toma de caramelos, piruletas, gusanitos, y otras chucherías. Más adelante pasarán a depender de dulces, chicles, tabacos, alcohol, y al final... obesidad y el peregrinar por las múltiples dietas y con la ansiedad del deseo de sus vicios inculcados desde la infancia.

El adelgazar no es una broma, muchas personas hacen verdaderas barbaridades nutricionales con tal de perder peso,- o bien dejan de ingerir alimentos o toman alimentos de bajas calorías, o bien se llenan el estómago de saciantes, anfetaminas-, y muchas personas, incluyendo a profesionales de la salud, saben que el no comer o tomar dietas huecas o de bajas calorías o saciantes te pueden llevar a la deformación corporal.

En el mercado de la literatura proliferan revistas, algunas con la palabra salud como emblema, que se dedican a prometer bajada de kilos con tal o cual dieta,-la del melocotón, la de fibra, la de zumos o la de sirope y un largo etc.-, que con ilusión se compran y con decepción se dejan. Lo que se pretende es vender revistas. 

Hace un tiempo una revista de este ramo me solicitó una dieta vegetariana para adelgazar y yo le ofrecí una dieta que si se comía para siempre no solo se adelgazaba, si no que se recuperaba la salud. Su contestación fue que no le interesaba puesto que si ofrecían la dieta definitiva dejarían de vender revistas.

En estos días está causando furor la dieta del salvado de avena. Mucha gente la está haciendo y cierto que pierden kilos. ¿que pasará cuando dejen esa dieta, si nadie les enseñó a comer?. Volverán a los kilos de antes y más.

Siempre que decimos dieta, significa un cambio temporal en la forma de nutrirse. Por eso la palabra "dieta" vende. Las personas rechazan un esfuerzo mayor.

Deberiamos de cambiar la palabra dieta por la de EDUCACIÓN ALIMENTICIA


Un saludo
F. Guirado