29 junio 2014

EL CORTE BIOLÓGICO


Las enfermedades no son otra cosa que útiles funciones biológicas tendentes a defender al organismo de los agentes que han provocado la manifestación patógena para conseguir la curación natural. 

Todos los procesos, cuadros clínicos, y manifestaciones a los que solemos llamar enfermedades son la expresión de una lucha del organismo contra las toxinas para volverlas inocuas y después expulsarlas. 

El organismo puede vencer o perder en esta lucha lesionando más o menos grave o perecer en esta lucha. 

Se pueden identificar seis diferentes grados de daños tóxicos y divididos en dos grupos de tres. 

Los tres primeros grados llamados grado de EXCRECIÓN, de REACCIÓN, y de DEPOSICIÓN, que corresponden a enfermedades de pronóstico favorable, y tendencia natural a la curación. En estos casos juega un papel importante la excreción que es un proceso fisiológico, que permite al organismo eliminar sustancias de desecho, manteniendo la composición de la sangre y otros fluidos corporales en equilibrio. 

Los tres grados del segundo grupo denominadas de IMPREGNACIÓN, de DEGENERACIÓN, de NEO-FORMACIÓN son por lo general de difícil curación y son provocadas por la insistencia en una conducta, hábitos alimenticios, o por efectos de los medicamentos represores de fases agudas. 

La barrera entre los dos grupos de tres fases de denomina CORTE BIOLÓGICO.

Es la frontera que separa las fases humorales de las fases celulares. Si la enfermedad atraviesa el Corte Biológico indica que las homotoxinas han pasado del exterior de la célula al interior. La enfermedad se convierte en celular. Se agrava. Tiene un tratamiento más complicado y peor pronóstico 


Tabla El Corte Biológico


Las respuestas defensivas contra las toxinas y lesiones tóxicas se resumen en seis fases: las HUMORALES--- EXCRECIÓN- REACCIÓN- y DEPOSICIÓN, que no representan aún lesiones celulares predominando la tendencia a la Excreción. El pronóstico es favorable.

----------------------------------------

LAS TRES FASES HUMORALES.- El daño está en los humores o líquidos corporales.

FASE DE EXCRECIÓN.- Representa el esfuerzo del organismo en la eliminación de las toxinas a través de los emuntorios u órganos de eliminación- P-IG. R-V. Piel- y a través de la orina, sudor, sebo, saliva, rinorrea.



Son secreciones fisiológicas, el organismo busca eliminar por medios naturales las toxinas internas- vómitos, diarreas, sudoración, etc. En esta fase pueden ayudar a la resolución de la enfermedad la sauna, el masaje, fitoterapia depuradora, dieta, la sedación, ingesta de líquidos, etc.

Si se dan antidiarreicos, antieméticos, etc. Se agrava el cuadro. 

FASE DE REACCIÓN.- Se produce si el organismo fracasa en la fase anterior y no puede eliminar las toxinas mediante la excreción.


 


La itis..La inflamación producida por la falta de depuración de las toxinas y estas se acumulan.
Acuden las bacterias especializadas y fermentan dichas toxinas acumuladas produciendo las itis, fiebre, hinchazón, dolor. Estas toxinas se pueden acumular en cualquier zona del organismo y sobre todo cerca de los grandes “agujeros” del cuerpo- boca, ano, vagina, etc.- y también pueden ocupar otras zonas como huesos, piel, músculos, vísceras, etc. 



Todo ello dará pie a múltiples etiquetas de enfermedades.
La inflamación aguda es la intensificación de secreciones patológicas asociadas con fiebre, hinchazón…Se ponen en marcha los mecanismos de la gran defensa. Si se dan antiinflamatorios se agrava el cuadro.

FASE DE DEPOSICIÓN.-Las toxinas al no ser eliminadas por la reacción inflamatoria se depositan crónicamente en zonas corporales, aislándolas para que hagan el menor daño posible, produciendo diversas manifestaciones como bocio, miomas, verrugas, quistes, espolones, fibromas, adipocitosis, depósitos de colesterol y de ácido úrico, estreñimiento, etc.



Son deposiciones benignas que solo producirán molestias secundarias por restricciones de espacio o por sobrecarga de peso.
Los sistemas enzimáticos están intactos. Todavía no existen lesiones celulares. La tendencia es hacia la curación.

----------------------------------------
LAS FASES CELULARES del segundo grupo, es decir una vez traspasado el CORTE BIOLÓGICO se presentan mucho más graves.

Estas fases denominadas de IMPREGNACIÓN, DEGENERACIÓN, NEO-FORMACIÓN se caracterizan por lesiones celulares.

FASE DE IMPREGNACIÓN.-Las toxinas se introducen en el interior de las células produciendo daños estructurales y en los sistemas enzimáticos. Sirva de ejemplo la diferencia entre colon irritable y colitis sangrante.





FASE DE DEGENERACIÓN.-Es una fase más profunda que la anterior. No solo afecta a las membranas celulares, sino a las funciones intracelulares. Sirva de ejemplo la diferencia entre colitis sangrante y la enfermedad de Crohn. Aquí se ubicarán enfermedades como tuberculosis, esquizofrenia, cirrosis, nefrosis, infarto cardiaco, lupus, infarto, etc.




FASES DE NEOPLASIA. Es el estado último al que llega nuestro organismo. Las toxinas se han acumulado hasta tal grado que aparece la formación de nuevos tejidos.
Los enzimas celulares resultan bloqueados o son completamente destruidos. Ocasionalmente pueden verse involucradas también en fases neoplásicas.






Asimismo, la respiración celular se ve más o menos perturbada y se manifiestan daños en los ácidos desoxirribonucleicos, con el peligro de producirse alteraciones mutágenas. El pronóstico es siempre muy desfavorable cuanto más a la derecha y más abajo se encuentre la fase sobre la tabla del corte biológico.

Aquí entrarían todos los carcinomas, sarcomas, leucemias, etc. A estas tres últimas fases la homotoxicología las llama fases celulares. La razón es obvia. Estas fases son de pronóstico dudoso. Las fases celulares no tienen una tendencia hacia la curación. Por otra parte, a la separación entre fases humorales y celulares la homotoxicología lo llama corte biológico.

Ebook TEST HLBO F.G 
(Recientemente denominado Sistema Test Hematográfico)
 

 














No hay comentarios: